Image Alt
<Las últimas noticias y novedades de la conferencia/>

Actualidad

victor viñuales change the change

Víctor Viñuales: “La conferencia Change the Change es muy importante para combatir el pesimismo paralizante y generar esperanza: se puede frenar el cambio climático”

 

Víctor Viñuales, Director Ejecutivo de la Fundación ECODES, integrará el panel de Economía en la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático Change the Change que tendrá lugar del 6 al 8 de marzo de este mismo año en el Kursaal de Donostia-San Sebastián.

A falta de menos de dos meses para su desarrollo, entrevistamos a Víctor Viñuales una vez se han aportado las mayoría de reflexiones de lo que supuso la COP 24, última cumbre de cambio climático celebrada en Katowice (Polonia).

El testigo para el debate y las lineas de acción climática a llevar a cabo lo recoge la conferencia Change the Change (consigue aquí tu entrada), que dentro de su panel temático dedicado a la economía, tratará de ofrecer una visión estratégica entre ésta y el cambio climático. Asimismo, se vivirán experiencias de entidades relevantes que supongan un cambio de paradigma en el comportamiento de las empresas y las entidades financieras en nuestro entorno y a nivel global.

Pregunta: ¿Cómo valora el resultado del debate y los acuerdos alcanzados en la Conferencia COP 24 en Katowice?

Respuesta: Hay dos miradas sobre la Cumbre de Katowice. Una mirada positiva en el sentido de que se ha sido capaz, a pesar de la resistencia de algunos países con un poder muy relevante, como EEUU o Rusia, de acordar unas reglas de juego comunes para implementar el acuerdo de París.

Y también una mirada negativa. No se han tomado decisiones a la altura que el diagnóstico del último informe del IPCC señalaba. Ambas miradas son ciertas.

Mi constatación adicional es que debemos desplegar una amplia “diplomacia cívica global” de Regiones, Ayuntamientos, Empresas, ONG e Inversores para empujar la acción de los gobiernos.

P: Según sus propios comentarios, la economía y la ecología se tienen que reconciliar. ¿Cómo se ha de abordar el proceso?

R: Venimos de un prolongado divorcio entre la economía y la ecología. Cuanto mejor le iba a la economía peor le iba a la ecología. Esa ruptura nos ha llevado a un modelo de producción y consumo que choca con los límites de la biosfera. La gran tarea de nuestra generación es construir un nuevo modelo económico que satisfaga las necesidades de todas las personas respetando los limites que impone la biosfera. Esa es “la ecuación” que tenemos que resolver.

¿Cómo resolver esa ecuación? Primero de todo los decisorios públicos y los actores claves del ecosistema económico tiene que asumir el problema y comprometerse activamente con la solución. No es fácil porque la fuerza de la inercia es enorme y porque la fuerza de los “intereses creados” también lo es. Va a ser un proceso largo, con crisis, con retrocesos, en el que tendremos que desplegar todo nuestros talentos y toda nuestra pasión.

En ese proceso las empresas juegan un papel clave. Necesitamos empresas de nuevo tipo en las que su propósito empresarial coincida con el interés general. Las “empresas egoístas”, aquellas que se desentienden de los problemas comunes de la humanidad ya no deberían tener ningún papel relevante en el siglo XXI.

P: Si le para por la calle una persona que quiere estar concienciada en hacer frente al cambio climático pero no sabe qué hacer, ¿qué es lo primero que le explicaría?

R: La mayoría de las personas, como han puesto de manifiesto las últimas encuestas, saben que el cambio climático ya está aquí. El gran problema es cómo movilizar su voluntad. De hecho, se está produciendo una triste situación: mucha gente antes no hacía nada porque no creía en el cambio climático y ahora mucha gente no hace nada porque cree que el cambio climático es irreversible y no se puede frenar. Distintos motivos, pero un parecido final: la inacción y la pasividad.

Un sentimiento común en muchas personas es la impotencia, piensan que nada se puede hacer. Lo primero por tanto que le explicaría es que, contra lo que se suele pensar, tiene poder. Mucho poder. Tiene poder cuando invierte, tiene poder cuando compra, tiene poder cuando vota a unos u otros partidos, tiene un enorme poder de contagio cuando actúa. La ciudadanía tiene mucho poder, aunque con frecuencia no lo utiliza.

P: ¿Cómo valora la relevancia de conferencias a nivel internacional como Change the Change para liderar el debate del cambio climático y pasar a la acción frente a este desafío?

R: Las Conferencias internacionales como Change the Change son muy importantes porque permiten conectar a los constructores del cambio hacia una economía baja en carbono. En ellas construyen relaciones de confianza los líderes de los cambios y quienes exploran el camino del cambio. Son muy importantes también para combatir el pesimismo paralizante, para generar esperanza: se puede frenar el cambio climático, podemos cambiar.

P: ¿Cómo se puede trasladar a la mayor parte de la sociedad la necesidad inmediata de actuar frente al Cambio Climático?

R: Dicen las encuestas que la inmensa mayoría de la población es ya consciente de que hay un cambio climático en marcha. Es decir, hay un básico acuerdo en el diagnóstico y en su gravedad. También una gran parte de la sociedad “barrunta” por dónde tienen que ir los cambios: energías renovables, eficiencia energética, movilidad sostenible…

La dificultad se encuentra, desde mi punto de vista, en otro punto: existe un sentimiento de impotencia respecto a que lo que cada cual pueda hacer sea significativo. Desde mi punto de vista divulgar las acciones que otros están haciendo ya para combatir el cambio climático es la mejor manera de contagiar la voluntad de actuar a favor del clima.

P: ¿Cómo trasladaría al ciudadano/a de a pie la importancia de no excederse en más 1.5ºC la temperatura media global?

R: No es bueno enredar y confundir a la ciudadanía con discusiones científicas. Sin embargo, sí que es importante dar a conocer que, para la comunidad científica, rechazar ese límite significaría adentrarse en una zona de incremento muy notable de catástrofes climáticas impredecibles. Por tanto, tenemos que concentrar nuestra fuerza para evitar que la temperatura media global franquee esa barrera.

P: Desde su Fundación, ¿qué medidas plantean para acelerar la transición justa a una economía verde e inclusiva?

R: Acabar la transición a una economía baja en carbono, circular e inclusiva exige realizar muchos cambios disruptivos: normativos, tecnológicos y culturales.

Para ello debemos emplear TODAS las palancas del cambio: las políticas públicas, los instrumentos de mercado y la sensibilización y educación de la sociedad. Y para realizar esa transición es inexcusable la movilización de TODOS los actores: las administraciones públicas, las empresas, las ONGs, la ciudadanía…

P: ¿Cómo valora el proceso de descarbonización de la economía que  se lleva a cabo en España en relación al resto de Europa?

R: Avanzamos, pero muy lentamente, más lentamente que otros países y más lentamente de lo que necesitamos. Tenemos que acelerar el proceso de descarbonización. Al quedarnos atrás también perdemos opciones económicas y de empleo a la hora de aprovechar las oportunidades que trae la nueva economía verde.

P: El liderazgo de las mujeres transforma la sociedad en torno a la adaptación al cambio climático. ¿Cómo ve el creciente empoderamiento de la mujer en la estrategia que lo une a la economía?

R: Las mujeres, de forma muy diferencial, han estado focalizadas, en todas las culturas, en el cuidado de la vida. La movilización frente al cambio climático en realidad va de defender la vida, amenazada por la voracidad del dinero y por la loca idea de que cabe un crecimiento ilimitado en un planeta limitado.

Las mujeres tienen un papel fundamental tanto en todo lo que tiene que ver con las acciones de mitigación como en lo que tiene que ver con las acciones de adaptación al cambio climático que ya está en marcha. Un mundo crecientemente dirigido por mujeres seguro que es un mundo más reconciliado con la vida.

P: ¿Qué principales reflexiones ha extraído de la COP 24? ¿Qué diálogo en el ámbito de la economía le gustaría trasladar a la conferencia internacional Change the Change?

R: Principal conclusión: los pioneros de todo el mundo en la construcción de la economía baja en carbono que necesitamos, y de todos los sectores, tenemos que establecer un amplio movimiento de cooperación internacional para liderar el cambio. Y el gran tema de la lucha contra el cambio climático es la construcción de una nueva economía, más verde, baja en carbono, circular, inclusiva y más responsable.

La Conferencia Change the Change me gustaría que fuera una oportunidad para reflexionar sobre la manera en que los principales actores económicos (empresas, inversores y consumidores) pueden promover conjuntamente un mercado que promueva la sostenibilidad, en el que las empresas que crean a la vez valor compartido para la sociedad y para si mismas vayan convirtiéndose en mayoritarias, en hegemónicas. El sí o el no del éxito en la muy difícil batalla de “resetear” globalmente nuestra economía pasa por lo que vaya a ocurrir en las millones de empresas que pueblan el mundo. Ese es el desafío.